viernes, 28 de enero de 2022

Meme 28/01: Soy el mandamás en la NASA...

 



Libro: Garibaldi. Mis pequeños héroes

 

 

Sus poderes fueron unas ganas increíbles de entender cómo funcionaba la naturaleza, una gran capacidad de observación y un incansable trabajo de experimentación como medio para demostrar sus teorías. Gracias a estos poderes logró inventar un telescopio con el que pudo estudiar el cielo y demostrar que la Tierra gira alrededor del Sol, aunque defender esta idea le costó un juicio ante la Santa Inquisición. También descubrió algunas leyes matemáticas y la ley física del péndulo, que sirvió para fabricar los relojes de péndulo unos años más tarde. Tal es la proeza de Galileo Galilei, y esta es su historia.  


GALILEO GALILEI

(Pisa, Toscana; 15 de febrero de 1564​-Arcetri, Toscana; 8 de enero de 1642)​ fue un astrónomo, ingeniero,​ filósofo, matemático​ y físico italiano, relacionado estrechamente con la revolución científica. Eminente hombre del Renacimiento, mostró interés por casi todas las ciencias y artes (música, literatura, pintura). Sus logros incluyen la mejora del telescopio, gran variedad de observaciones astronómicas, la primera ley del movimiento y un apoyo determinante a la «Revolución de Copérnico». Ha sido considerado como el «padre de la astronomía moderna», el «padre de la física moderna»​ y el «padre de la ciencia». Su trabajo experimental es considerado complementario a los escritos de Francis Bacon en el establecimiento del moderno método científico y su carrera científica es complementaria a la de Johannes Kepler. Su trabajo se considera una ruptura de las teorías asentadas de la física aristotélica y su enfrentamiento con la Inquisición romana de la Iglesia católica se presenta como un ejemplo de conflicto entre religión y ciencia en la sociedad occidental.


MÁS INFORMACIÓN

 

Autor(es): Salvar

Editorial: Salvat

Páginas:

Tamaño: 19 x 24 cm.

Año: 2021

Video 644: Los enrevesados circuitos en torres de cartón para canicas que se pueden construir con un poco de paciencia

 

 

Fuente: B-dama Friend 

 

CADENA DE VIDEOS

 

Libro: Persépolis

 

 

El imperio aqueménida tuvo en Persépolis la representación más excelsa de su grandeza. Majestuosa y solemne, la ciudad que ordeno construir el gran rey persa Dario I en una terraza artificial a los pies del sagrado monte Mitra albergó palacios y templos de una belleza deslumbrante

 

CONTENIDO

  • La capital aqueménida
  • La Acrópolis
  • La Puerta de todas las Naciones
  • Una excavación tardía
  • La Apadana
  • El Tripylon
  • El Tachara
  • El Tesoro
  • La sala de las cien columnas
  • El harén
  • Fuera de palacio
  • La tumba de Artajerjes II 
  • Behistún: la pide


PERSÉPOLIS 

(en griego antiguo, Περσέπολις, Persépolis, literalmente ‘la ciudad persa’; en persa antiguo, Pars; en persa, تخت جمشید‎, Tajt-e Yamshid ‘el trono de Yamshid’) fue la capital del Imperio persa durante la época aqueménida. Se encuentra a unos 70 km de la ciudad iraní de Shiraz (provincia de Fars), cerca del lugar en que el río Pulwar desemboca en el Kur (Kyrus). 

Su edificación comenzó en 521 a. C. por orden de Darío I como parte de un vasto programa de construcciones monumentales enfocadas a enfatizar la unidad y diversidad del Imperio persa aqueménida, la legitimidad del poder real y mostrar la grandeza de su reino. Las obras de Persépolis atrajeron trabajadores y artesanos venidos de todas las satrapías del imperio y por ello su arquitectura resultó de una combinación original de formas de estas provincias que crearon un estilo arquitectónico persa ya antes esbozado en Pasargada y que también se encuentra en Susa y Ecbatana. Esta combinación de saberes marcó igualmente el resto de las artes persas, como la escultura y la orfebrería. La construcción de Persépolis continuó durante dos siglos, hasta la conquista del imperio y la destrucción parcial de la ciudad por Alejandro Magno en 331 a. C. 

El sitio fue visitado a lo largo de los siglos por viajeros occidentales, pero no fue hasta el siglo XVII que las ruinas se certificaron como la antigua capital aqueménida. Numerosas expediciones arqueológicas han permitido comprender mejor las estructuras, su aspecto original y las funciones que cumplieron.

Persépolis comprende un enorme complejo palacial sobre una terraza monumental que soporta múltiples edificios hipóstilos que tuvieron funciones protocolarias, rituales, emblemáticas o administrativas precisas: audiencias, apartamentos reales, administración del tesoro o recepción. Cerca de la terraza había otros elementos: tumbas reales, altares y jardines. También estaban las casas de la ciudad baja, de la que casi nada visible queda hoy. Muchos bajorrelieves esculpidos en las escalinatas y puertas del palacio representan la diversidad de los pueblos que componían el imperio. Otros consagran la imagen de un poder real protector, soberano, legítimo y absoluto, donde se designa a Jerjes I como sucesor legítimo de Darío el Grande. Las múltiples inscripciones reales en escritura cuneiforme de Persépolis están redactadas en persa antiguo, babilonio o elamita. Están grabadas en varios lugares del sitio, destinadas a los mismos fines y especifican qué reyes ordenaron el levantamiento de los edificios.

La idea de que Persépolis tenía una ocupación únicamente anual y ritual dedicada a la recepción por el rey de los tributos ofrecidos por las naciones del imperio durante las ceremonias del Año Nuevo persa ha prevalecido durante mucho tiempo. Ahora sabemos con seguridad que la ciudad estaba permanentemente ocupada y que tenía un papel administrativo y político central para el gobierno del imperio. Los muchos archivos inscritos en tablillas de arcilla descubiertos en los edificios del tesoro y en las fortificaciones han permitido establecer estas funciones y proporcionan información valiosa sobre la administración imperial aqueménida y la construcción del complejo. Persépolis está inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1979.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

Autor(es): National Geographic

Editorial: National Geographic

Páginas: 96

Tamaño: 22 x 29 cm.

Año: 2017

Cita DCXLIV: Estas son las tecnologías de la NASA para mapear derrames de petróleo

 

 
El Radar de Apertura Sintética para Vehículos Aéreos Deshabitados (UAVSAR)
de la NASA sobrevoló el Golfo de México para obtener imágenes del derrame
de petróleo de Deepwater Horizon el 22 y 23 de junio de 2010. Foto: NASA


El uso de imágenes satelitales viene siendo clave para evaluar la magnitud de un derrame de petróleo como el ocurrido el 15 de enero pasado en Ventanilla. La NASA utiliza esta tecnología, así como radares para mapear estos desastres ambientales y ofrecer la información obtenida a las autoridades, que podrán usar los datos espaciales para reducir la contaminación. 

Después del derrame de petróleo de la plataforma petrolera Deepwater Horizon en 2010, el instrumento espectrorradiómetro de imágenes multiángulo (MISR) en la nave espacial Terra de la NASA permitió identificar la invasión de petróleo en los hábitats de vida silvestre de Luisiana, en Estados Unidos. 

Los investigadores midieron los cambios en la vegetación a lo largo de la costa para evaluar dónde y cómo el petróleo afectó a las marismas, pantanos, pantanos y playas que son difíciles de inspeccionar sobre el terreno. La combinación de imágenes satelitales y aéreas ayudó a la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA en inglés) a pronosticar la trayectoria del petróleo y documentar los cambios en el ecosistema.

Desde su sitio web, la NASA ofrece información sobre cómo se han monitoreado los últimos desastres ambientales vinculados al derrame de petróleo. Estas son algunas de las tecnologías con las que cuenta la NASA para cumplir esta labor: 

Mapas digitales de elevación 

ASTER, sigla que significa Advanced Spaceborne Thermal Emission and Reflection Radiometer (Radiómetro Espacial de Emisión y Reflexión Térmica, en idioma español), orbita la Tierra a bordo de la nave espacial Terra de la NASA. Los datos que produce incluyen mapas digitales de elevación creados a partir de imágenes estereoscópicas, temperaturas superficiales, mapas de vegetación, datos sobre nubes y hielo en el mar, entre otras. En el 2010, el instrumento de la NASA ayudó a rastrear el avance del derrame de petróleo que se produjo en el Golfo de México. 

Radar para detectar manchas de petróleo 

El proyecto Marine Oil Spill Thickness (MOST) propone el uso del instrumento de radar llamado UAVSAR para caracterizar el espesor del petróleo. El UAVSAR (Uninhabited Aerial Vehicle Synthetic Aperture Radar en inglés) se adhiere al fuselaje de un avión que recopila una imagen de un área de aproximadamente 12 millas de ancho (19 kilómetros de ancho).

Luego, las observaciones aéreas deben validarse, lo que significa que los científicos deben hacer mediciones in situ. Paralelamente, el barco que acude a la zona afectada despliega un dron que lleva un sensor óptico, que es capaz de observar la mancha y medir su espesor en un área más amplia de lo que se puede observar desde el barco.

"Es mucho más sensible que los instrumentos basados ??en satélites”, señaló Cathleen Jones, investigadora del equipo MOST de la NASA, en diciembre pasado. Aunque las capacidades de UAVSAR en la detección del espesor de derrames de petróleo son útiles, volar un avión sobre cada mancha de petróleo no es práctico. Es por ello que, durante los próximos meses, continúan haciendo validaciones en alianza con NOAA para mejorar el prototipo. 

Instrumentos para la medición de la superficie del mar 

La NASA realiza un monitoreo permanente de las mediciones de la superficie del mar. Según la agencia espacial, con el uso de satélites se pueden detectar cambios en la altura del océano de hasta 2,5 centímetros  por lo que proporcionan medidas extremadamente precisas del nivel del mar.

Los datos de la altura de la superficie del mar son útiles para limpiar los derrames de petróleo marino, gestionar la pesca de forma sostenible, orientar barcos y comprender el comportamiento de los animales marinos como los leones marinos estelares y las ballenas.

Además, las mediciones del nivel del mar se utilizan para conocer las corrientes de la superficie del océano y los remolinos que agitan y mezclan continuamente el agua, cambiando su biogeoquímica e impactando así el comportamiento y los patrones de migración de los tiburones.

Por si fuera poco, esta información es crucial para comprender la gravedad de las tormentas, el aumento del nivel del mar y los patrones climáticos como La Niña, El Niño y la Oscilación Decadal del Pacífico, que afectan a los animales marinos. 

 

Fuente: https://andina.pe

 

MÁS INFORMACIÓN

 

CADENA DE CITAS


Libro: Gauss. Una revolución en teoría de números

 

 

Carl Friedrich Gauss mereció en vida el apelativo de "príncipe de los matemáticos" y en el tiempo que ha transcurrido desde su muerte nadie le ha discutido este lugar de privilegio. Su figura guarda interesantes paralelismos con la de otro genial contemporáneo y compatriota: Wolfgang Amadeus Mozart. Ambos fueron niños prodigio cuyas carreras patrocinaron gobernantes ansiosos por vincular sus respectivas cortes a las mayores promesas de las artes y las ciencias. A diferencia del compositor, Gauss tuvo la fortuna de gozar de una vida larga y tranquila, lo que redundó en aportaciones fundamentales en geometría, estadística, astronomía o física. De entre todas ellas destacan las relativas a la teoría de números, es decir, la que versa sobre las propiedades de los números; un campo científico que Gauss labró con mimo y del cual recogió algunos de los frutos más exuberantes del pensamiento humano.  

 

CONTENIDO 

  • Introducción
  • Primeros destellos de un prodigio de los números
  • “Disquisitiones arithmeticae”
  • Un método para encontrar planetas
  • Poniendo orden entre los números primos
  • Aportaciones en geometría y en física
  • el legado del “Príncipe de las matemáticas”
  • Lecturas recomendadas


GENIOS DE LAS MATEMÁTICAS

Es una colección sin precedentes que llega a Perú con una serie de 60 libros que te permitirán conocer las mentes maravillosas detrás de las matemáticas que, a lo largo de la historia, han realizado diversos descubrimientos en áreas como la aritmética, álgebra, geometría, entre otros.

La primera entrega invita al público a descubrir el genio de Carl Friedrich Gauss, quien fue conocido como el “príncipe de los matemáticos” por sus importantes aportes sobre las relativas y la teoría de números, un campo científico del cual recogió algunos de los frutos más exuberantes del pensamiento humano.

Las matemáticas han marcado el paso del progreso humano, es por ello que cada una de las entregas de esta colección busca transmitir con claridad cada una de las ideas de los grandes genios a través de diversos recursos textuales, gráficos y fotográficos que te acercarán a sus vidas y la época en la que desarrollaron sus descubrimientos.

En las páginas de “Gauss: Una revolución en teoría de números” descubrirás la biografía, datos curiosos y reveladoras anécdotas de este matemático que tuvo grandes aportaciones en los campos de la geometría, estadística, álgebra y la astronomía. Con esta primera entrega, descubrirás la propuesta editorial de “Genios de las matemáticas”, que te permitirá aprender sobre la historia de las matemáticas de forma dinámica y atractiva.

 

CARL FRIEDRICH GAUSS

Johann Carl Friedrich Gauss (Braunschweig, 30 de abril de 1777-Gotinga, 23 de febrero de 1855)​ fue un matemático, astrónomo, y físico alemán que contribuyó significativamente en muchos ámbitos, incluida la teoría de números, el análisis matemático, la geometría diferencial, la estadística, el álgebra, la geodesia, el magnetismo y la óptica. Considerado ya en vida como Princeps Mathematicorum, príncipe de los matemáticos, Gauss ha tenido una influencia notable en muchos campos de las matemáticas y de la ciencia. Fue de los primeros en extender el concepto de divisibilidad a otros conjuntos además de los números enteros. Gauss pronto fue reconocido como un niño prodigio, pese a provenir de una familia campesina de padres con poca cultura: su madre sabía leer, aunque no escribir; su padre sí, pero en cuanto a las matemáticas, no pasaba de la aritmética más elemental. De Carl Friedrich Gauss existen muchas anécdotas acerca de su asombrosa precocidad.​ Hizo sus primeros grandes descubrimientos en el bachillerato, siendo apenas un adolescente, y completó su magnum opus, Disquisitiones arithmeticae, a los veintiún años (1798), aunque la obra no se publicó hasta 1801. Constituye un trabajo fundamental como consolidación de la teoría de los números y ha moldeado esta área hasta los días presentes. 

 

MÁS INFORMACIÓN


Autor(es): Antonio Rufián Lizana

Editorial: RBA

Páginas: 167

Tamaño: 16 x 23,5 cm.

Año: 2017