viernes, 27 de marzo de 2020

Libro: La república imaginada

REPRESENTACIONES CULTURALES Y DISCURSOS
POLÍTICOS EN LA ÉPOCA DE LA INDEPENDENCIA




"Rolando Rojas retorna, a partir de nuevas metodologías, fuentes y argumentos, a un momento fundamental en la historia del Perú: las guerras de independencia y las visiones que los hombres tenían del nacimiento del Perú moderno. La república imaginada abrirá debates sobre las imágenes que los diferentes grupos sociales tenían del Perú en la temprana república y la lucha que desencadenaron para realizar esas visiones." Charles Walker, University of California, Davis. "La república imaginada es una lectura crítica e inteligente de un periodo fundacional de nuestra historia. Cubre un vacío importante en la historiografía nacional sobre cómo los liberales imaginaron la construcción de la nación en el siglo XIX. Es un libro de indispensable lectura. Carlota Casalino, Instituto Seminario de Historia Rural Andina "La república imaginada aporta, sin caer en anacronismos históricos, a la comprensión de las maneras en que los criollos pensaron, anhelaron y temieron la república. El libro rastrea, a partir de la autorrepresentación de los criollos y su visión de los indios y los sectores populares, cómo las élites criollas legitimaron su autoridad y recrearon relaciones jerárquicas con los subalternos." Cristóbal Aljovín, Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

CONTENIDO
  • Agradecimientos
  • Introducción
  • La autorrepresentación criolla
  • Disputas entre patriotas “extranjeros” y limeños
  • Incas sí, indios también. Las representaciones sobre los indios
  • Entre la redención y la coerción. Las representaciones del mundo popular
  • A modo de conclusión. Re-imaginando la nación liberal
  • Bibliografía
Tamaño: 14,5 x 20,5 cm.
Año: 2018

jueves, 26 de marzo de 2020

Descarga gratuita de libros de la Editorial Anagrama





Los autores y el equipo Anagrama se suman a #YoMeQuedoEnCasaLeyendo compartiendo lectura. Se pueden "comprar" de forma gratuita (Costo 0.00) cinco libros de su catálogo en las principales tiendas de ebooks. Extraordinarias lecturas para acortar distancias.

Más información aquí.

Poeta 518: De un cinturón de Edmund Waller

EDMUND WALLER

(Gran Bretaña, 1606-1687) Poeta inglés nacido en Coleshill, cerca de Amersham, Buckinghamshire. Estudió en la Universidad de Cambridge, fue miembro del Parlamento británico, y durante el reinado de Carlos I apoyó al principio y se opuso más tarde a los parlamentaristas en las luchas que desembocaron en la guerra civil. En 1643, estuvo involucrado en una conspiración monárquica contra el Parlamento, conocida como el Waller's Plot. Como consecuencia de ello fue arrestado, multado y desterrado de Inglaterra, aunque se le permitió regresar en 1651, después de que firmara la paz con su primo lejano, Oliver Cromwell. Continuó ejerciendo de parlamentario hasta que se retiró en 1677. Waller es un autor crucial en la historia de la poesía en lengua inglesa debido a su original uso del pareado heroico. La claridad de su estilo fue muy apreciada por los poetas, también ingleses, John Dryden y Alexander Pope. Muchos de sus poemas, como ¡Ve, encantadora Rosa!, uno de los más famosos poemas líricos de la literatura inglesa, había estado circulando desde unos veinte años antes de la publicación de sus Poemas en 1645. Otra de sus famosas composiciones Saint James Park fue editada en 1661. En 1664 se publicaron sus obras completas.

Fuente: https://www.epdlp.com

DE UN CINTURÓN

Aquello que ciñó su delgada cintura
ataré yo en mi frente alborozada;
ni un solo rey negara su corona
para hacer con sus brazos lo que pudo ese cinto.
Era la esfera extrema de mi cielo,
la cerca que guardó a mi ciervo lindo;
mi alegría y mis cuitas, mi amor y mi esperanza
giraban en su círculo.
Angosto espacio. Pero allí vivía
cuanto en el mundo existe de bondad y hermosura.
Me den lo que este cinto aprisionaba
y quiten lo demás que el sol, rodando, alumbra.

MÁS INFORMACIÓN




Cuento marzo 2020: Flush de Virgina Woolf

"Universalmente se reconoce a la familia de la que descendía nuestro biografiado como una de las de más rancia estirpe. Por tanto, no es extraño que el origen de este apellido se pierda en la oscuridad de los tiempos. Hace muchos millones de años, el país que hoy se llama España bullía con los fermentos de la Creación. Pasaron siglos; apareció la vegetación; donde hay vegetación, ha decretado la Naturaleza que haya también conejos; y, dondequiera que hay conejos, quiere la Providencia que haya perros. Todo esto es irrefutable. Pero empiezan las dudas y las dificultades en cuanto nos preguntamos por qué se llamó spaniel al perro que cazaba al conejo. Algunos historiadores afirman que cuando los soldados cartagineses desembarcaron en España, gritaron a una: Span! Span!, porque veían salir a los conejos, como flechas, de entre la maleza. Todo el país rebosaba de conejos. Y span en cartaginés significa «conejo». Por eso llamaron al país Hispania, o tierra de conejos; y a los perros, a quienes se descubrió casi al mismo tiempo persiguiendo a los conejos, se les llamó spaniels o perros conejeros.

Muchos se contentarían con esta explicación; pero la verdad nos obliga a añadir que existe una escuela científica sustentadora de una opinión diferente. La palabra Hispania, según los eruditos, nada tiene que ver con la voz cartaginesa span. Hispania deriva de la palabra vasca españa, que significa «límite» o «frontera».

Siendo así, hemos de desterrar de nuestra imaginación los conejos, la maleza, los perros, los soldados… y todo ese cuadro romántico tan agradable; y debemos suponer sencillamente que al spaniel se le llama spaniel porque España se llama Spain en inglés. En cuanto a la tercera escuela arqueológica, cuya teoría es que los españoles llamaron a sus perros favoritos con un nombre derivado del vocablo españa por el otro sentido etimológico que puede tener —«peñascoso, tortuoso»— y precisamente por tener los spaniels unas características diametralmente opuestas… Todo eso resulta demasiado caprichoso para ser tomado en serio."


Leer el cuento completo aquí. 

RESEÑA

Flush es un cocker spaniel de orejas largas, cola ancha y unos «ojos atónitos color avellana». A los pocos meses de su nacimiento es regalado a la famosa poetisa Elizabeth Barrett, convirtiéndose en su compañero inseparable y, posteriormente, en el cómplice de sus amoríos con el poeta Robert Browning. Virginia Woolf relató la historia del perro de Elizabeth Barrett con rigor biográfico, consiguiendo una de las obras más deliciosas de la literatura contemporánea.

VIRGINIA WOOLF

Virginia Woolf, de nacimiento Adeline Virginia Stephen (Londres, 25 de enero de 1882-Lewes, Sussex, 28 de marzo de 1941), fue una escritora británica, considerada una de las más destacadas figuras del vanguardista modernismo anglosajón del siglo XX y del feminismo internacional. Durante el período de entreguerras, Woolf fue una figura significativa en la sociedad literaria de Londres y miembro del grupo de Bloomsbury. Sus obras más famosas incluyen las novelas La señora Dalloway (1925), Al faro (1927), Orlando: una biografía (1928), Las olas (1931), y su breve ensayo Una habitación propia (1929), con su famosa sentencia «Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción». Fue redescubierta durante la década de 1970, gracias a este ensayo, uno de los textos más citados del movimiento feminista, que expone las dificultades de las mujeres.

MÁS CUENTOS


miércoles, 25 de marzo de 2020

Cita CDLXXVI: Pasé un año en el espacio y tengo algunos consejos sobre el aislamiento



 
 
Quedarse encerrado en casa puede ser desafiante. Cuando viví en la Estación Espacial Internacional durante casi un año, no fue fácil. Cuando me iba a dormir, seguía en el trabajo. Cuando me despertaba, aún estaba en el trabajo. Volar en el espacio tal vez es el único empleo al que no puedes renunciar.

Sin embargo, aprendí varias cosas durante el tiempo que pasé allá que me gustaría compartir porque están a punto de volverse útiles de nuevo, ahora que nos encerraremos en casa para ayudar a detener la propagación del coronavirus. A continuación, algunos consejos para vivir en aislamiento, de parte de alguien que ya lo ha hecho. 

Sigue un horario 

En la estación espacial todo mi tiempo estaba agendado, desde el momento en que despertaba hasta la hora de ir a dormir. A veces eso incluía una caminata espacial que podía durar hasta ocho horas; en otras ocasiones, se trataba de una tarea de cinco minutos, como echar un vistazo a las flores experimentales que estaba cultivando en el espacio. Verás que seguir un plan te ayudará a ti y a tu familia a adaptarse a un entorno laboral y hogareño distinto. Cuando regresé a la Tierra, extrañé la estructura que esto me proporcionaba y después me pareció difícil vivir sin esta organización. 

Toma pausas 

Cuando estás viviendo y trabajando en el mismo espacio durante muchos días, el trabajo puede invadir toda tu vida si lo permites. Cuando vivía en el espacio, tomaba pausas de manera deliberada porque sabía que estaría ahí durante un largo periodo, justo como la situación en la que ahora estamos. Toma tiempo para realizar actividades divertidas: me reunía con colegas de la tripulación para ver películas por la noche, con todo y botanas, y vi todas las temporadas de Juego de tronos dos veces.

Además, no olvides incluir en tu calendario una hora constante para ir a dormir. Los científicos de la NASA estudian de cerca el sueño de los astronautas cuando estamos en el espacio, y han descubierto que la calidad del sueño se relaciona con la cognición, el estado de ánimo y las relaciones interpersonales, que son esenciales para superar una misión en el espacio o una cuarentena en casa.

Sal de tus cuatro paredes 

Una de las cosas que más extrañaba mientras estaba en el espacio era poder salir. Después de estar encerrado en un espacio pequeño durante meses, en verdad comencé a anhelar la naturaleza: el color verde, el olor de la tierra fresca y la sensación del sol cálido en mi rostro. El experimento con flores se volvió más importante para mí de lo que jamás habría imaginado. A mis colegas les gustaba reproducir una y otra vez una grabación con sonidos de la Tierra, como los de las aves, el que hacen los árboles cuando los agita el viento e incluso el de los mosquitos. Eso me transportaba de regreso a la Tierra, aunque a veces me daba palmadas en las orejas para espantar a los mosquitos imaginarios.

Para un astronauta, salir es una misión peligrosa que requiere días de preparación, así que aprecio que, en nuestro dilema actual, puedo ir al exterior en cualquier momento que desee a dar un paseo o hacer una excursión sin necesidad de un traje espacial. Las investigaciones han demostrado que pasar tiempo en la naturaleza es benéfico para nuestra salud mental y física, pues es ejercicio. No necesitas ejercitarte dos horas y media al día, como lo hacen los astronautas en la estación espacial, pero moverte una vez al día debe ser parte de tu horario de cuarentena (tan solo mantente al menos a dos metros de los demás). 

Necesitas un pasatiempo 

Cuando estás encerrado en un espacio pequeño necesitas un escape que no sea el trabajo ni el mantenimiento de tu entorno.

A algunas personas les sorprende enterarse de que llevé libros al espacio. La distracción silenciosa que te proporciona un libro físico —que no te alerta de ninguna notificación ni te da la posibilidad de abrir otra pestaña— es invaluable. Muchas librerías pequeñas ahora están ofreciendo entregas de pedidos a domicilio o en tu auto, lo cual significa que puedes apoyar a un negocio local y, a la vez, asegurarte un tiempo de desconexión, que es muy necesario.

También puedes practicar un instrumento (acabo de comprar un entrenador digital de guitarra en internet), hacer manualidades o algún otro proyecto de arte. Los astronautas se toman tiempo para hacer todo esto mientras están en el espacio. (¿Recuerdas la famosa versión que hizo el astronauta canadiense Chris Hadfield de “Space Oddity” de David Bowie?). 

Escribe un diario 

La NASA ha estado estudiando los efectos del aislamiento en los humanos durante décadas, y un descubrimiento sorprendente ha sido el valor de escribir un diario. A lo largo de mi misión de un año, me tomé el tiempo de escribir sobre mis experiencias casi todos los días. Si te das cuenta de que solo estás registrando los sucesos de todos los días (que, en este contexto, quizá sean repetitivos), mejor intenta describir lo que estás experimentando a través de tus cinco sentidos o escribe sobre tus recuerdos. Aunque no termines escribiendo un libro basado en tu diario, como hice yo, escribir sobre lo que pasa en tus días te ayudará a poner tu experiencia en perspectiva y te permitirá ver en retrospectiva más tarde lo que ha implicado este momento único en la historia. 

Toma tiempo para estar en contacto 

Incluso con todas las responsabilidades de servir como comandante de una estación espacial, jamás me perdía la oportunidad de tener una videoconferencia con amigos y familiares. A los científicos les parece que el aislamiento es dañino no solo para nuestra salud mental, sino también para nuestra salud física, especialmente para nuestro sistema inmune. La tecnología hace que sea más fácil que nunca mantenerse en contacto, así que vale la pena apartar tiempo para conectarse con alguien todos los días. Podría ayudarte a combatir los virus. 

Escucha a los expertos 

He descubierto que la mayoría de los problemas no son tan difíciles como la ciencia espacial; sin embargo, cuando sí lo son, debes asesorarte con expertos. Vivir en el espacio me enseñó mucho sobre la importancia de confiar en los consejos de las personas que sabían más que yo sobre ciertos temas, ya fuera ciencia, ingeniería, medicina o el diseño de la increíblemente compleja estación espacial que me mantenía con vida.

En particular en un momento desafiante como el que estamos viviendo ahora, debemos buscar el conocimiento de los que más saben al respecto y escucharlos. Las redes sociales u otras fuentes que no verifican sus datos pueden difundir desinformación de la misma manera en que un apretón de manos transmite un virus, por lo que es necesario buscar fuentes confiables de hechos, como la Organización Mundial de la Salud y el Centro de Recursos sobre Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins. 

Todos estamos conectados 

Vista desde el espacio, la Tierra no tiene fronteras. La propagación del coronavirus nos demuestra que lo que compartimos los seres humanos es mucho más poderoso que lo que nos mantiene alejados, para bien o para mal. Todas las personas están inevitablemente interconectadas, y cuanto más nos unamos para resolver nuestros problemas, mejor estaremos.

Uno de los efectos secundarios de ver la Tierra desde la perspectiva del espacio, por lo menos para mí, es sentir más compasión por los demás. Por más indefensos que nos sintamos encerrados en casa, siempre hay cosas que podemos hacer: he visto a personas que les leen a los niños mediante llamadas de video, que donan su tiempo y su dinero a organizaciones de beneficencia en internet y que hacen mandados para los ancianos o los vecinos con sistemas inmunes debilitados. Los beneficios para el voluntario son tan grandes como para las personas que reciben la ayuda.

Por: El autor es un astronauta retirado de la NASA que pasó casi un año en la Estación Espacial Internacional.

MÁS INFORMACIÓN

CADENA DE CITAS

Video 441: Minuto 92 .... Rojinegro Campeón 2015, Himno De Arequipa | Pedro Eduardo Allasi Condo






MÁS INFORMACIÓN

MAS VIDEOS


martes, 24 de marzo de 2020

Video 440: China o el bombero pirómano






El Gobierno chino informó hace tres días que, por primera vez en más de tres meses, no se habían registrado nuevos casos locales. Junto a esto revelaron que si registraron 39 nuevos casos, pero provienen de fuera del país. El régimen quiere así transmitir la idea de que el problema en China está ya encauzado e incluso cerca de su solución. Todo lo contrario de lo que sucede en Europa, donde sólo Italia, España, Alemania y Francia acumulan ya más de 140.000 casos y cerca de 10.000 fallecidos. En Estados Unidos las cosas han empeorado sustancialmente. El país es ya el tercero del mundo en casos confirmados con más de 40.000, solo por detrás de Italia y la propia China. En Pekín han decidido tomarse un respiro y pasar a la ofensiva. Desde hace días se muestran muy cooperativos con el resto de países, especialmente los europeos. Han comprometido envíos de material médico, lo que en Europa no se ha recibido mal del todo, pero si en EEUU ante lo que parece un lavado de cara del régimen que no sólo se quiere hacer perdonar errores pasados, sino que podría terminar culpando al resto del mundo de una crisis que se originó en su país.


MÁS INFORMACIÓN

 MAS VIDEOS