jueves, 26 de febrero de 2015

Tomasio (26/02/2015): ¿Qué paso el domingo?


Este domingo último se ha realizado la entrega del Oscar, cuyo nombre más extenso es el Premio de la Academia.

El Oscar es el reconocimiento de los miembros de la misma profesión a los que han sobresalido en las diferentes categorías en el arte de hacer películas.

La categoría más importante es el reconocimiento a la mejor película, por ello se entrega al final de la ceremonia, es el premio máximo, el reconocimiento sumo.

Se corren apuestas, ya sean estas entre amigos o profesionalmente. En esas fechas todos los aficionados al cine y los que no, tienen una opinión sobre películas, siempre tienen algo que decir. Las películas nominadas al premio de la academia, hacen que los cines se llenen, todos quieren verlas aunque no sean de su agrado y al final la critiquen. Asistieron solo por el hecho que estaban nominadas.

El solo hecho de que una película o persona sea nominada al Oscar las separa del resto e influye en la audiencia para asistir a verlas y no perderse lo que consideran debe verse.

Ahora estarán pensando y Antonio se aficionó al cine…pues sí, lo confieso, me gustan las películas y de ellas se puede aprender mucho. Como el motivo de nuestra columna del día de hoy.

Al inicio de la columna estábamos hablando de la mejor película y que es el reconocimiento más importante dentro de todas las categorías.

Entonces en la noche de la entrega del Oscar, se me ocurrió, que somos nosotros los que llevamos nuestra mejor vida y por ello no debemos de buscar un reconocimiento de otros. Claro, satisfactorio es, cuando se reciben palabras positivas sobre nuestro trabajo, proceder o manera de pensar.

Reconozcamos que llevamos en nosotros nuestra mejor película, porque es nuestra propia vida y no requerimos de nadie nos diga que así es, porque nosotros ya lo sabemos.

Entonces a raíz del Oscar, y del premio a la mejor película, decimos:

Soy mejor cada día y nadie me lo tiene que recordar o decir para sentirme bien, lo que hago es para mi bien, aunque muchos no lo entiendan.

Antonio Tomasio. Autor de los libros Uno (Yo) y Mi hijo, mi maestro. Escríbe a atomasio@antoniotomasio.com con tus preguntas o sugerencias o visita la página www.antoniotomasio.com



lunes, 23 de febrero de 2015

Concierto de gala de la OSA

 
 
 
 
Bajo la dirección del maestro Fernando Valcárcel Pollard (Perú) y la participación de la solista Nora Chastain (EEUU - Alemania). Programa:
 
Concierto indio, para violín y orquesta de Theodoro Valcárcel:

  • Pandilla lejana (Orq.: Rodolfo Holzmann)
  • Canto de amor (Orq. Theodoro Valcárcel)
  • Harawi y danza (Orq.: Rodolfo Holzmann)
  • Coloquio en el ayllu (Orq. Theodoro Valcárcel)
 
27 de febrero. Templo de la Tercera Orden Franciscana / 19:30. Más información aquí. Ingreso libre. 
 

Masa Critica Arequipa febrero 2015





Este Viernes 27 de febrero la #MasaCritica Arequipa celebra los carnavales con una gran fiesta de colores; prepárate y ven con nosotros a festejar!!!!, puedes traer serpentina, pica pica, espuma, pitos, timbres, pelucas y demás para hacer de esta salida una verdadera festividad colorida y una vez más reclamar nuestros derechos como Ciclistas. Únete a esta Masa rodante, a la tribu del transporte sostenible. Más información aquí.

Viernes 27 de febrero a las 19:30. Plaza Campo Redondo del barrio de San Lázaro (intersección de pasaje Combate naval, y los Cristales Barrio de san Lázaro).

domingo, 22 de febrero de 2015

Cita CCXXVII: ¿Qué es un lipograma?


"Un texto que deliberadamente excluye una letra del alfabeto se llama un lipograma.

El ejemplo más antiguo que se conoce es del poeta griego Laso de Hermíone, que vivió en el siglo VI a.C. y como no le gustaba la letra sigma, la omitió en dos de sus poemas. Según el historiador romano Quinto Curcio Rufo, eso demuestra que el lipograma es el "artificio sistemático más antiguo de la literatura occidental".

Trifiodoro, tres siglos más tarde, escribió su Odisea en varios volúmenes y el primero que no tenía la letra alfa, no había ninguna beta en el segundo, ni gama en el tercero y así.

El mejor ejemplo en inglés es la novela "Gadsby: campeón de la juventud" (1939), una historia de más de 50.000 palabras en la que la letra 'e' nunca aparece.

Un lipograma francés de 1969 es la novela de Georges Perec "El secuestro", que tampoco contiene la letra 'e'. La traducción a inglés tampoco la usa, a pesar de ser la letra más común en ambos idiomas."

Fuente: Lo que quizás no sabías del alfabeto. QI Quite interesting, BBC. QI es un programa de la BBC cuyo lema es que "todo es interesante". Y sorprendente, pues a menudo descubrimos que lo que "todo el mundo sabe" es errado y que lo que no sabemos es fascinante.



 
CADENA DE CITAS
 
 

Cita CCXXVI: Emotiva despedida de Oliver Sacks


"A MONTH ago, I felt that I was in good health, even robust health. At 81, I still swim a mile a day. But my luck has run out — a few weeks ago I learned that I have multiple metastases in the liver. Nine years ago it was discovered that I had a rare tumor of the eye, an ocular melanoma. Although the radiation and lasering to remove the tumor ultimately left me blind in that eye, only in very rare cases do such tumors metastasize. I am among the unlucky 2 percent.

I feel grateful that I have been granted nine years of good health and productivity since the original diagnosis, but now I am face to face with dying. The cancer occupies a third of my liver, and though its advance may be slowed, this particular sort of cancer cannot be halted.

It is up to me now to choose how to live out the months that remain to me. I have to live in the richest, deepest, most productive way I can. In this I am encouraged by the words of one of my favorite philosophers, David Hume, who, upon learning that he was mortally ill at age 65, wrote a short autobiography in a single day in April of 1776. He titled it “My Own Life.”

“I now reckon upon a speedy dissolution,” he wrote. “I have suffered very little pain from my disorder; and what is more strange, have, notwithstanding the great decline of my person, never suffered a moment’s abatement of my spirits. I possess the same ardour as ever in study, and the same gaiety in company.”

I have been lucky enough to live past 80, and the 15 years allotted to me beyond Hume’s three score and five have been equally rich in work and love. In that time, I have published five books and completed an autobiography (rather longer than Hume’s few pages) to be published this spring; I have several other books nearly finished.

Hume continued, “I am ... a man of mild dispositions, of command of temper, of an open, social, and cheerful humour, capable of attachment, but little susceptible of enmity, and of great moderation in all my passions.”

Here I depart from Hume. While I have enjoyed loving relationships and friendships and have no real enmities, I cannot say (nor would anyone who knows me say) that I am a man of mild dispositions. On the contrary, I am a man of vehement disposition, with violent enthusiasms, and extreme immoderation in all my passions.

And yet, one line from Hume’s essay strikes me as especially true: “It is difficult,” he wrote, “to be more detached from life than I am at present.”

Over the last few days, I have been able to see my life as from a great altitude, as a sort of landscape, and with a deepening sense of the connection of all its parts. This does not mean I am finished with life.

On the contrary, I feel intensely alive, and I want and hope in the time that remains to deepen my friendships, to say farewell to those I love, to write more, to travel if I have the strength, to achieve new levels of understanding and insight.

This will involve audacity, clarity and plain speaking; trying to straighten my accounts with the world. But there will be time, too, for some fun (and even some silliness, as well).

I feel a sudden clear focus and perspective. There is no time for anything inessential. I must focus on myself, my work and my friends. I shall no longer look at “NewsHour” every night. I shall no longer pay any attention to politics or arguments about global warming.

This is not indifference but detachment — I still care deeply about the Middle East, about global warming, about growing inequality, but these are no longer my business; they belong to the future. I rejoice when I meet gifted young people — even the one who biopsied and diagnosed my metastases. I feel the future is in good hands.

I have been increasingly conscious, for the last 10 years or so, of deaths among my contemporaries. My generation is on the way out, and each death I have felt as an abruption, a tearing away of part of myself. There will be no one like us when we are gone, but then there is no one like anyone else, ever. When people die, they cannot be replaced. They leave holes that cannot be filled, for it is the fate — the genetic and neural fate — of every human being to be a unique individual, to find his own path, to live his own life, to die his own death.

I cannot pretend I am without fear. But my predominant feeling is one of gratitude. I have loved and been loved; I have been given much and I have given something in return; I have read and traveled and thought and written. I have had an intercourse with the world, the special intercourse of writers and readers.

Above all, I have been a sentient being, a thinking animal, on this beautiful planet, and that in itself has been an enormous privilege and adventure."


Oliver Wolf Sacks (n. 9 de julio de 1933, Londres) es un neurólogo inglés que ha escrito importantes libros sobre sus pacientes, seguidor de la tradición, propia del siglo XIX, de las «anécdotas clínicas» (historias de casos clínicos contadas a través de un estilo literario informal). Su ejemplo favorito es The Mind of a Mnemonist (en español Pequeño libro de una gran memoria: La mente de un mnemonista1 ), de Aleksandr Luria.

 MÁS INFORMACIÓN
 




CADENA DE CITAS
 

Letra 92: Concierto para quinteto de Astor Piazzolla


ASTOR PANTALEÓN PIAZZOLLA

(Mar del Plata, 11 de marzo de 1921 - Buenos Aires, 4 de julio de 1992) fue un bandoneonista y compositor argentino, considerado uno de los mejores músicos del siglo XX.

Estudió armonía y música clásica y contemporánea con la compositora y directora de orquesta francesa Nadia Boulanger (1887-1979). En su juventud tocó y realizó arreglos orquestales para el bandoneonista, compositor y director Aníbal Troilo. Cuando comenzó a hacer innovaciones en el tango en lo que respecta a ritmo, timbre y armonía, fue muy criticado por los tangueros de la «Guardia Vieja», ortodoxos en cuanto a ritmo, melodía y orquestación. En los años posteriores sería reivindicado por intelectuales y músicos de rock.

Cuando en los años cincuenta y sesenta los tangueros ortodoxos —que lo consideraban «el asesino del tango»— decretaron que sus composiciones no eran tango, Piazzolla respondió con una nueva definición: «Es música contemporánea de Buenos Aires». Sus obras no eran difundidas por las estaciones radiodifusoras y los comentaristas seguían atacando su arte. Los sellos discográficos no se atrevían a editarla. Lo consideraron un snob irrespetuoso que componía música híbrida, con exabruptos de armonía disonante.

"Sí, es cierto, soy un enemigo del tango; pero del tango como ellos lo entienden. Ellos siguen creyendo en el compadrito, yo no. Creen en el farolito, yo no. Si todo ha cambiado, también debe cambiar la música de Buenos Aires. Somos muchos los que queremos cambiar el tango, pero estos señores que me atacan no lo entienden ni lo van a entender jamás. Yo voy a seguir adelante, a pesar de ellos."   Astor Piazzolla, revista Antena, Buenos Aires, 1954.

CONCIERTO PARA QUINTETO
(1971)






CADENA DE LETRAS
 

Video 119: 2Cellos - You Shook Me All Night Long


LIVE AT ARENA ZAGREB
http://www.2cellos.com/
http://www.facebook.com/2Cellos




MAS VIDEOS