martes, 18 de septiembre de 2018

Dia Mundial del Alzheimer: 21 de septiembre



https://www.facebook.com/events/749943002018883/ 



La Asociacion de Alzheimer de Arequipa recuerda que el dia 21 de septiembre ha sido instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el “Dia Mundial del Alzheimer”. Con tal motivo ha programado una Jornada de Prevencion del Alzheimer que en base a un nuevo test contribuirá a evaluar el estado de nuestra memoria.

Fecha : Viernes 21 de septiembre - 2018
Horario: De 9.00 am. a 1.00 pm. (Se atenderá en estricto orden de llegada)
Lugar: Teatro Infantil de la Biblioteca Municipal de Arequipa – Edificio Del Ateneo. Calle Alvarez Thomas 312, Cercado

La atencion es gratuita

Libro: Antología poética. Mariano Melgar





La creación de los Yaravíes melgarianos significó el inicio de la poesía nacional, porque están dotados de elementos indigenistas en fu forma y en su fondo. Algunas Odas, Decimas y Sonetos de estilo clásico atestiguan la influencia de la poesía occidental en su formación poética; resalta  en este mismo punto su epístola Carta a Silvia, una extensa composición amatoria, de las primeras escritas en suelo patrio. Se incluyen también algunas Fábulas donde se cosecha un llamado a la consciencia y la aptitud.

Desde que sus trabajos vieran luz en 1878, estos dieron cuenta del espíritu pionero y original del poeta arequipeño durante su corta pero insigne vida. Será esta la intención del presente libro: emular el regocijo y el triunfo moral que una joven nación independiente experimento en la lectura de su obra. A esta edición le acompañan preciosas viñetas, un tributo a la belleza de la tradición poética arequipeña y sobre todo a la memoria de uno de los personajes más emblemáticos y legendarios de la literatura peruana.

MARIANO MELGAR

Mariano Lorenzo Melgar Valdiviezo (Arequipa, 10 de agosto de 1790 - Umachiri, 12 de marzo de 1815) fue un poeta y revolucionario independentista peruano. En el plano literario, es más conocido por haber dado cabida en su creación a los yaravíes (cantos sentimentales de origen popular, cuyo antecedente son los jarawi o harawi, cantares de la época prehispánica). El tema predominante de su poesía es su amor por Silvia (apelativo de María Santos Corrales), pasión colmada de dolor y despecho. Según muchos críticos, fue el precursor del Romanticismo literario en América y el iniciador de una literatura auténticamente peruana. Participó en la guerra por la independencia del Perú del dominio de España, uniéndose al ejército de Mateo Pumacahua, que lo acogió en calidad de auditor de guerra (1814). Fue tomado prisionero en la batalla de Umachiri y fusilado al día siguiente en el mismo lugar, cuando apenas tenía 24 años de edad. 

ÍNDICE

  • Introducción
  • Noticias biográficas
  • Yaravíes: I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII, IX, X Y ¡Ay, amor! Dulce veneno
  • Décimas: ¡Oh Desgraciada existencia...! y La cristalina corriente
  • Epístola: Carta a Silvia
  • Elegías: I, II, III, IV, V, Sepa la cruel Melisa y Dejad amigos... Injusticia tanta
  • Sonetos: A Silvia y La mujer
  • Odas: Oda, Oh soledad alegre, ¡Qué grande, qué esupenda maravilla!, Marcha patriótica
  • Fábulas: El cantero y el asno, Los gatos y Las cotorras y el zorro

MÁS INFORMACIÓN

Autor(es): Mariano Melgar. Con Noticias biográficas de José Fabio Melgar Valdivieso
Editorial: Trilobites
Páginas: 168
Tamaño: 13 x 20 cm.   
Año: 2018
Precio: S/35.00

lunes, 17 de septiembre de 2018

P. Adolfo Franco, SJ: Comentario para el domingo 16 de septiembre


DOMINGO XXIV del Tiempo Ordinario
Marcos 8, 27-35 

27 Salió Jesús con sus discípulos hacia los pueblos de Cesarea de Filipo, y por el camino hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que soy yo?»
28 Ellos le dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que uno de los profetas.»
29 Y él les preguntaba: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro le contesta: «Tú eres el Cristo.»
30 Y les mandó enérgicamente que a nadie hablaran acerca de él.
31 Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar a los tres días.
32 Hablaba de esto abiertamente. Tomándole aparte, Pedro, se puso a reprenderle.
33 Pero él, volviéndose y mirando a sus discípulos, reprendió a Pedro, diciéndole: «¡Quítate de mi vista, Satanás! porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres.»
34 Llamando a la gente a la vez que a sus discípulos, les dijo: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.
35 Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará.
 
Jesucristo, en el centro de su actividad apostólica, hace la pregunta fundamental a sus apóstoles: "¿Quién dice la gente que soy yo?" Y después de que ellos le dan las diversas respuestas que corren entre el pueblo a esta pregunta, Jesús les hace la pregunta directamente a ellos mismos: "¿Y ustedes quién dicen que soy yo?".

 Hoy deberíamos también responder a Jesús sobre lo que la gente dice de El, y también atrevernos a darle nuestra propia respuesta. Algunos, ante esta pregunta empezarían a decir: Jesús es una persona que nació aproximadamente en el siglo primero, y en una pequeña ciudad de una provincia del Imperio Romano, llamada Belén. Fue un hombre que vivió según parece algo más de 30 años, y que era la unión substancial del Hijo de Dios con un hombre mortal. Y Jesús interrumpiría al erudito para decirle: disculpa que hoy no estoy para lecciones de historia ni de teología. ¿Soy algo más que una página de la historia o una definición hecha por intelectuales? ¿qué dices que soy?

Hay personas, cristianos que lo que dicen de El es casi nada, porque no lo conocen y no les interesa. Hay cristianos para los que Jesús es prácticamente nada. No sólo es casi nada lo que pueden decir de El porque no saben, sino que el espacio le dan en su vida es nulo.  

Otros sí le dan un poco de espacio en sus vidas; pero sólo un poco de espacio y en muy contadas ocasiones: le dan un espacio cuando sienten temor, frente a una enfermedad, o cuando emprenden un viaje y tienen miedo al avión; o cuando les viene un asunto complicado que escapa de sus manos. Es verdad, le dan un poco de tiempo, pero sólo el suficiente hasta que pasa la emergencia; dirían de Jesús que es “un botiquín de primeros auxilios”. Otros le dan un poco de tiempo cuando se casan y se acercan a la Iglesia, después de mucho tiempo; o cuando quieren tener una ceremonia religiosa por la pérdida de un ser querido, o cuando necesitan que Dios les bendiga el negocio, y no para que Dios esté presente en el negocio (sería incómodo que El viera las cosas que se hacen en ese negocio) sino sólo para que le dé “buena suerte”, y después, que se vaya; casi se podría decir que para estos Jesús es el adorno espiritual que necesitan en los momentos solemnes de sus vidas.

Pero hay cristianos que responden de otra manera a esa pregunta ¿qué dicen estos cristianos de Jesús? Que es incómodo, que está desadaptado, que no se ha puesto al día. Que sus preceptos y su rigor ante la moral del matrimonio, de la sexualidad, y de otras muchas cosas, corresponden a tiempos antiguos. Le dirían a Jesús: Jesús te has hecho viejo, y ya muchos no te siguen, pues hay que estar de acuerdo a los tiempos. Señor, tendrías que hacerte más flexible, para estar a la altura de estas circunstancias. Si no, la gente se te seguirá yendo, y cada vez tendrás menos amigos, porque te empeñas en ser incómodo.

Otros cristianos le dirían que es parte importante de sus vidas. Recordarían todo lo que en su vida ha sucedido por estar con El: qué orgullo sienten de ser cristianos, cómo les marcó la vida la familia cristiana que Jesús les dio, y el colegio cristiano al que pudieron asistir. Le agradecerían al Señor tantas cosas de su existencia: cómo en momentos de tristeza El estuvo presente y les dio su apoyo, en especiales momentos de dolor han podido llorar sobre su hombro. Le dirían al Señor que han procurado estar cerca de El sin separarse; y cuando han caído el Señor les ha tenido paciencia y los ha levantado. Pero le dirían al Señor que no se puede pedir más. Que El, Dios esté en su sitio sin invadir, y ellos, en el suyo: una comunicación suficiente entre ambos espacios, pero sin confundir los espacios. 

Y el Señor a éstos y a todos nos preguntaría ¿y nada más? ¿Tú no quieres la invasión total? ¿Tú no me dices que soy TU TODO? Me abres las puertas de tu casa, pero sólo me dejas entrar en la sala. Soy para ti un Huésped, casi amigo, me recibes bien, pero sólo a ratos; como Huésped no quieres que mi visita sea continua. Y en muchos momentos quieres estar a solas, sin mi compañía; sientes que si mi compañía fuera demasiado continua te incomodaría. Hay pocos que ante mi pregunta responden llanamente que soy Su Dios, Su Amigo, Su Todo.

¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? ¿Quién dices tú que soy Yo? ¿Qué responde tu vida? ¿Te soy absolutamente necesario, como el aire, como la vida, te soy tan necesario como tu propio yo? Sin tu yo, serías una persona despersonalizada (valga la redundancia); y sin Mi ¿te sentirías igualmente despersonalizado?

¡Cuántas respuestas a la pregunta esencial que Cristo hace a sus apóstoles, y que nos hace a nosotros! ¡Qué pocas respuestas satisfactorias!

Adolfo Franco, SJ

Libro: Mi aliento se llama ahora (y otros poemas)





Aunque ciertamente no faltan traducciones de algunos de sus más grandes autores, hay que constatar que todavía existe en nuestro país un conocimiento insuficiente de la rica tradición lírica en lengua alemana del siglo XX. Aunque la poesía (toda escritura creativa) se expresa siempre en voces individuales, de manera casi inevitable se produce cierta distorsión en la recepción lectora cuando esas voces, valiosas en sí mismas, nos llegan como trayectorias solitarias, lejos del diálogo, a menudo conflictivo, que toda obra de valía entabla con su propia tradición. Por ello, más allá del indudable interés de la escritura de Rose Ausländer, un libro como este tiene también el valor de contribuir a ir tejiendo ese telón de fondo sobre el que se perfila lo singular de cada voz. La dificultad del lector español para hacerse cargo de ese panorama explica en parte la decisión discutible, pero tal vez necesaria, de centrar tanto el prólogo como el epílogo en la relación entre Ausländer y su admirado Celan, mucho más conocido por el lector de poesía de habla hispana, en detrimento de un análisis más demorado de la trayectoria personal de la escritora.


ÍNDICE
  • Prólogo de Helmut Braun
  • Mi aliento se llama ahora (y otros poemas)
  • Aún queda mucho por decir (Selección)
  • Mi aliento se llama ahora
  • El arco iris. Sonetos
  • Paul Celan en cuatro poemas de Rose Ausländer
  • Nota complementaria
  • Agradecimiento
 
MÁS INFORMACIÓN

Autor(es): Rose Ausländer. Prólogo de Helmut Braun. Traducción y selección de Teresa Ruiz Rosas y José Ruiz Rosas
Editorial: Igitur
Páginas: 208
Tamaño: 15 x 23 cm.   
Año: 2014
Precio: S/100.00

Podcast HistoCast 168: Prusia y el modo alemán de hacer la guerra





Esto es HistoCast. No es Esparta pero casi. Repasamos la particularidad de Prusia y su consecuente forma de hacer la guerra que ha perdurado adpatandose a lo largo del tiempo. Nos lo cuenta Hugo Cañete (@HugoACanete www.gehm.es) y le acompañamos con el pickelhaube Toni (@LordCirencester) y Goyix (@goyix_salduero www.elguaridadegoyix.com). Os recordamos que nos podéis seguir a través de nuestra cuenta de twitter @histocast y en facebook. Lo podéis escuchar aquí o si tenéis apple aquí. Si queréis descargarlo pinchad aquí.


Poeta 446: Yo solo sé que de Rose Auslaender


ROSE AUSLAENDER 

Rose Ausländer es una de las más destacadas poetas en lengua alemana del siglo XX. Nacida en 1901 como Rosalie Scherzer en Chernowitz/Bucovina (en aquel tiempo parte del imperio austro-húngaro), muere en 1988 en Düsseldorf (Alemania). Vivió en Austria, los Estados Unidos, Rumania y Alemania y perdió tres veces su nacionalidad (la austriaca, la rumana y la americana) y su patria. Tras la ocupación fascista de Bucovina, la cultura judía en lengua alemana fue suprimida. Rose Ausländer sobrevivió con su madre al exterminio de 50.000 judíos de su ciudad natal. Terminada la segunda guerra mundial se fue a vivir a los EE.UU y de nuevo en 1965 se trasladó a la República Federal Alemana, donde era prácticamente desconocida. En 1972 fijó su hogar en una residencia de ancianos en Düsseldorf y desde 1978 no abandonó su lecho. Ésta fue precisamente su etapa más productiva literariamente al escribir entonces más de 20 libros de poemas y alcanzar una fama tardía. En Alemania recibió numerosos premios y la Cruz del Mérito del país (1984).
 
YO SOLO SÉ QUE

Yo solo sé que
tú me preguntas
qué deseo
No lo sé

Yo sólo sé
que sueño
que el sueño me vive
y estoy flotando
en su nube

Yo sólo sé que
amo a los hombres
montañas jardines el mar
sólo sé que muchos muertos habitan en mí

Bebo mis
instantes
sólo sé
que es el juego del tiempo
arriba y abajo

ICH WEISS NUR

Ich weiss nur
Du fragst mich
was ich will
Ich weiß es nicht

Ich weiß nur
dass ich träume
dass der Traum mich lebt
und ich in seiner
Wolke schwebe

Ich weiß nur daß ich
Menschen liebe
Berge Gärten das Meer
weiß nur daß viele Tote
in mir wohnen

Ich trinke meine
Augenblicke
weiß nur
es ist das Zeitspiel
Aufundab 

MÁS INFORMACIÓN




Libro: Ensayos de literatura arequipeña





"Hay de inicio, dos concepciones de lo que es la realidad. Una que corresponde a la realidad histórica, al pretérito develado por la investigación historiográfica y que es re-creada por el historiador en forma intelectual y congruente. La otra es una realidad inventada, creada, imaginada y corresponde a la literatura. Puede o tener relación especifica con la primera pero en cuanto es creada, adquiere la vitalidad de lo maravilloso que hay en la literatura que no solo refleja lo que no se ha visto o vivido, sino que se permite elaborar su propio mundo imaginario. La connotación resulta válida para distinguir, no niveles de realidad, si no concepciones diferentes de la misma."

Eusebio Quiroz Paz Soldán

CONTENIDO
  • Introducción
  • Literatura arequipeña, populismo y regionalismo
  • La literatura arequipeña: paso de la Colonia a la República
  • Melgar y Silvia: La leyenda continua
  • Gallegos Sanz o el mosaiquismo folclórico
  • La poesía de Guillermo Mercado
  • Portocarrero o la poesía recobrada
  • Fátima Carrasco: Del Europeo a Últimas voluntades
  • Literatura femenina arequipeña
  • Poetas en busca de una antología
  • En Itaca nadie acuerda a Ulises y otros relatos, de Frederick O'Brien
  • Léxico y simbología en la poesía arequipeña
  • Arequipeñismos: problemas lexicológicos y lexicográficos
  • La crítica literaria: Jorge Cornejo Polar
  • Poesía y Filosofía: Enrique Azálgara
  • Poesía e Historia: Eusebio Quiroz Paz Soldán

TITO CÁCERES CUADROS
 
Docente principal de la UNSA. Doctor en Letras. Postgrados en las universidades de Estrasburgo, Madrid y Grenoble. Autor de: Literatura Arequipeña, Antología de la Poesía Arequipeña: Los Clásicos, Antología de la Poesía Arequipeña: 1950-2000, Ensayos Sociocriticos de Literatura Peruana, Estructuralismo e Indigenismo en los Cuentos Andinos de López Albujar, Formas y Estilo en El Rayo que no Cesa de Miguel Hernández.

MÁS INFORMACIÓN

Autor(es): Tito Cáceres Cuadros 
Editorial: Universidad Nacional de San Agustín
Páginas: 392
Tamaño: 14 x 20 cm.   
Año: 2018
Precio: S/40.00