viernes, 26 de agosto de 2016

Cine Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa: 27 de agosto


ANNIE HALL




Annie Hall (en Argentina, en México y en Venezuela, Dos extraños amantes) es una de las más célebres películas dirigidas por Woody Allen. Se hizo acreedora al Óscar a la mejor película, al mejor director, al mejor guión original y a la mejor actriz principal (Diane Keaton), en 1978. Forma parte del AFI's 10 Top 10, en la categoría "Comedia romántica".

Se trata de una comedia romántica protagonizada por Diane Keaton y por el propio Woody Allen. Con un guion que ha sido imitado, parodiado y homenajeado a lo largo de los años, el cineasta se da el lujo de jugar con las reglas cinematográficas: sus personajes le hablan directamente a la cámara, hay regresiones en el tiempo, digresiones y hasta una secuencia de animación parodiando la cinta animada de Walt Disney Blancanieves y los siete enanitos.

Organizado por el Cineclub Carlos Oquendo
Sábado 27 de agosto / 18:30 hrs.
Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa
Calle San Francisco 308. Cercado
 

Poeta 352: Lello Voce


LELLO VOCE




Nació en Italia en 1957. Poeta y escritor napolitano. Fundador del Gruppo93 y de la revista Baldus. Ha publicado Singin’ Napoli cantare, Musa! , I segni i suoni le cose (libro y CD audio), Farfalle da combattimento (+ CD audio). Del 1999 es su primera novela Eroina. Su segundo texto de prosa, Cucarachas, fue escrito completamente en directo por Internet. En 2003 recibió el Premio Delfini de Poesía por L’esercizio della lingua. A partir de estos textos y con música de Frank Nemola, ha publicado su primer CD, Fast Blood. En 2008 sale L’esercizio della lingua (poesia, 1991-2008). Además fue el primero en introducir en Italia el Poetry Slam, técnica de lectura poética en voz alta que utiliza el lenguaje corporal y la improvisación.

EL VERBO SER

soy un hueso enamorado un foso estrangulado un no logro
como el poso del café en el fondo de la taza soy morfina
polvillo centellante soy una mosca que zumba y no se posa
soy lo contrario de un yo soy mío me mato yo mismo yo
solo como un encontrarse un rol o el desagüe del agua de
trastos sucios como las pestañas soy un hígado infectado el
vuelo de un insecto el tabique desviado que no siente olor soy
un dolor entre costillas un amor recíproco soy un
músculo adulterado un hircocervo narcotizado un hálito un hiato)

y tú qué piensas que estas palabras mías son claras como un hacer dime
si crees realmente entender
y tú que confundes simplicidad y transparencia deseo e indecencia dime
si sin palabras no es como morir:

era carne joven nervios vivos era todo lo que aún escribes el
crujido del sol y los olivos líquidos como el mar como vapores
de gasolina y automóviles agresivos o brazos y muslos que
punzar con amor que acariciar y descubrir era aquel sentado
de lado el más silencioso y aquel hablador era todo lo que
ya soy era un sonido agudo entre lengua y paladar un amor
revolucionario un diario un silbido un golpe un terno en lotería
era futuro repleto de pasado era uno apuesto era la víctima
de la historia era los años de plomo y la mirada atónita sobre el
precipicio la muerte negra el cuerpo de cera la derrota la chimenea)

y tú qué piensas que estas palabras mías son claras como un hacer dime
si crees realmente entender
y tú que confundes simplicidad y transparencia deseo e indecencia dime
si sin palabras no es como morir

seré mi padre que retorna seré su vejez y el primero para la
cuchilla seré el arrepentimiento del futuro el último muro sin más
añicos seré la punta afilada del final una vida hecha paja y tumor
piedra áspera de la lengua seré el aliento que falta la memoria cansada
de guevara la mano avara la almendra amarga que envenena y el ahínco
seré hijo de mi hijo será él quien me arrastre por la última milla quien
gritará el último grito quién calculará el residuo entre muerte y sueño seré
el eco de su dolor el salto acrobático y el abismo que lo contiene el
tiempo que viene y que más no pasa seré sólo un pero un sinfín
de vocales sin más consonantes estaré de pie con ojos abiertos piernas
separadas estaré de espaldas supino de rodillas estaré vivo como cuando escribo)

y tú qué piensas que estas palabras mías son claras como un hacer dime
si crees realmente entender
y tú que confundes simplicidad y transparencia deseo e indecencia dime
si sin palabras no es como morir

MÁS INFORMACIÓN
 


jueves, 25 de agosto de 2016

Cita CCXCIII: El paso del cometa Halley de 1910


"La primavera en la que apareció el cometa Halley, yo estaba en el Choate School, en Wallingford, en el estado de Connecticut. Recuerdo que contemplaba con cierto temor reverente el gran cometa -que era como un fragmento brillante de la Vía Láctea y llenaba buena parte del cielo- a través de una claraboya en el desván de la casa donde estaba alojado. John R. me escribió desde Virginia que se había levantado antes del amanecer para ver el cometa y le había parecido magnifico, sin duda alguna. Se preguntaba si los cometas eran femeninos. Los periódicos estaban llenos de historias estremecedoras acerca de lo que les podía pasar a los habitantes de la tierra cuando nos cruzáramos con los gases quizá malsanos de la cola del cometa. John R. añadía que sería divertido que todo el mundo se pusiera a estornudar."
 
Años inolvidables. Página 36. John Dos Passos. Seix Barral. Barcelona, España - 2006.

John Rodrigo Dos Passos (Chicago, Illinois, 14 de enero de 1896Baltimore, Maryland, 28 de septiembre de 1970) fue un novelista y periodista estadounidense. Viajero, intelectual y artista culto de ideología independiente cercana al socialismo, está considerado como uno de los miembros esenciales de la generación perdida norteamericana. Cultivó una profunda amistad con E. E. Cummings, Scott Fitzgerald y Ernest Hemingway entre otros muchos contemporáneos, dejando agudos retratos en su autobiografía Años inolvidables.
CADENA DE CITAS
 




Función de títeres 27 de agosto: El sastrecillo y el diablo





Este sábado continuan las funciones de títeres en la sala infantil de la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa, y se presenta en esta oportunidad El Sastrecillo y El Diablo, desde las 11 horas. ¡Ingreso libre..!

domingo, 21 de agosto de 2016

Tomasio (21/08/2016): La noche perfecta


La noche, el momento perfecto ¿Qué hace que definamos sin temor a equivocarnos, que la noche o momento fue perfecto? Puedan ser las expectativas que pusimos y que se cumplieron, por ejemplo: Cuando saliste solo por primera vez con tu enamorada. Ese momento cuando compraste el coche siempre quisiste tener. El día cuando invitaste a almorzar a tus padres y fuiste tú quien pago. Cuando fuiste invitado a la casa de tu enamorada y te presentaron a su familia.

Reflexionemos sobre las situaciones de nuestra vida las cuales nos marcaron y recordamos a pesar del paso del tiempo; las recuerdas con cariño, fueron experiencias que nos ayudaron a crecer y demostramos con ello nuestro crecimiento y madurez.

Nuestra vida está llena de momentos que guardamos en nuestra memoria y para cada uno de nosotros serán especiales.

Ahora una pregunta: ¿Qué hace que esos momentos los consideremos especiales?

A tener en cuenta, algunas veces esos momentos los planificamos y salen como lo esperábamos, otras veces, salió todo muy bien, sin planificación y por ello al no tener expectativas salió de lo mejor y superior tal vez si lo hubiéramos preparado.

Un día «perfecto» es el resultado de la suma de buenos momentos, hazlos inolvidables. Duran un momento y se convierte en una experiencia de todo un día, de toda la vida.

Otra pregunta: ¿Qué hace que un evento sea inolvidable?

Para una mayor experiencia será asociada por medio de nuestros sentidos, le añadimos una mayor percepción por medio de nuestros sentidos, olfato, tacto, gusto, vista y oído. Por ejemplo, asistes a la graduación de tu hijo, el evento transcurrirá, con la ceremonia en sí, pero si adicionalmente, le sumas, la fragancia que ese día estrena tu hijo, la emoción de su voz, por lo que percibes y ves, y el tacto puede ser la textura de la tela del terno, el fondo musical que hubo. Nuestra experiencia se intensifica y será de rápido recuerdo por la asociación de los elementos que despiertan nuestros sentidos.

Muchas veces nosotros deseamos recordar nuestras experiencias y nos decimos, ya sea en voz alta o mentalmente que no olvidaremos lo que estamos viviendo en ese momento, lo forzamos a nuestros recuerdos.

Vivamos nuestras vidas con la mente dispuesta a generar esas experiencias que harán de nuestras vidas y para otros inolvidables.

Antonio Tomasio. Autor de los libros Uno (Yo) y Mi hijo, mi maestro. Escríbe a atomasio@antoniotomasio.com con tus preguntas o sugerencias o visita la página http://www.antoniotomasio.com